Este mes hemos seleccionado un poema actual: Enter the void. Su autor, Juan Felipe Herrera, se ha convetido en el primer autor hispano en ser poeta laureado  en los Estados Unidos.

 

Enter the Void  ByJuan Felipe Herrera

I enter the void,

it has the shape of a viola:

Israel, Jenin, West Bank, Nablus—a rubble boy

shifts his scapula as if it was his continent, underground

Gazaground, I want to say—his only bone,

the rubble boy is a girl, I think,

her hair tossed, knotted and torn under

the green shank of fibers, tubes and shells.

She digs for her rubble father, I say rubble

because it is indistinguishable from ice, fire, dust,

clay, flesh, tears, concrete, bread, lungs, pubis, god,

say rubble, say water—

the rubble girl digs for her rubble mother,

occupation—disinheritance—once again,

I had written this somewhere, in a workshop, I think,

yes, it was an afternoon of dark poets with leaves, coffee

and music in the liquor light room.

A rock, perhaps it’s a rock, juts out, two rocks

embrace each other, the shapes come to me easily,

an old poetic reflex—memoria, a nation underground,

that is it, the nation under-ground,

that is why the rocks cover it.

I forget to mention the blasts, so many things flying,

light, existence, the house in tins, a mother in rags.

It is too cold to expose her tiny legs,

the fish-shaped back—you must take these notes for me.

Before you go. See this

undulate

extend

beyond

the pools of blood.

I ride the night, past the Yukon, past

South Laredo, past Odessa, past the Ukraine,

old Jaffa, Haifa and Istanbul, across clouds,

hesitant and porous, listen—

they are porous so we can glide

into them, this underbelly, this underground:

wound-mothers and sobbing fathers, they

leave, in their ribboned flesh, shores lisp

against nothingness, open—toward you,

they dissolve again into my shoes—

Hear the dust gong:

gendarme passports,

cloned maize men in C-130’s, with tears

bubbling on their hands, pebbles

en route—we are all en route

to the rubblelands.

I want to chant a bliss mantra—

Prajnaparamita

can you hear me?

I want to call for the dragon-slayer omchild.

I am on my knees again.

On the West Bank count

the waves of skull debris—a Hebrew letter

for “love” refuses me,

an Arabic letter for “boundary”

acknowledges me.

Sit on an embankment,

a dust fleece, there is a tidal wave ahead of me.

It will never reach me. I live underground, under the Dead Sea,

under the benevolent rocks and forearms and

mortar shells and slender naked red green

torsos, black,

so much black.

En route:

this could be a train, listen:

it derails into a cloud.

 

Entrar al Vacío por Juan Felipe Herrera (Traducción libre al español).

Entro en el vacío,
Tiene la forma de una viola:

 

Israel, Jenin, Cisjordania, Nablus- un muchacho de los escombros
Desplaza su escápula como si fuera su continente, subterráneo
Gazaground, quiero decir, su único hueso,

El muchacho de los escombros es una chica, creo,
Su pelo caído, anudado y roto bajo
La caña verde de fibras, tubos y conchas.

Ella cava para su padre de los escombros, digo escombros
Porque es indistinguible del hielo, del fuego, del polvo,
Arcilla, carne, lágrimas, cemento, pan, pulmones, pubis, dios,
Decir escombros, decir agua-

La muchacha de los escombros cava para su madre del escombro,
Ocupación-desheredado-una vez más,
Yo había escrito esto en alguna parte, en un taller, creo,
Sí, era una tarde de poetas oscuros con hojas, café
Y música en la sala con luz de licor.

Una roca, tal vez es una roca, se asoma, dos rocas
Abraza la una ala otra, las formas vienen a mí fácilmente,
Un viejo reflejopoético-memoria, una nación subterránea,
Que es, la nación bajo tierra,
Por eso las rocas lo cubren.

Me olvido de mencionar las explosiones, tantas cosas volando,
Luz, existencia, la casa en latas, una madre en harapos.

Hace demasiado frío para exponer sus diminutas piernas,
El respaldo en forma de pez, debes tomar estas notas para mí.

Antes de que te vayas. Mira esto
ondular
ampliar
más allá
Los charcos de sangre.

Viajo por la noche, pasado el Yukón, pasado
Sur Laredo, pasado Odessa, más allá de Ucrania,
Antiguo Jaffa, Haifa y Estambul, a través de las nubes,
Vacilante y poroso, escucha-

Son porosos para poder deslizarnos
En ellos, este vientre, este subterráneo:
Madres heridas y padres sollozando,

Salen, en su cinta de la carne, las orillas balbucean
Contra la nada, abierto – hacia ti,
Se disuelven de nuevo en mis zapatos,

Escuchar el gong de los escombros:
pasaportes de Gendarmes

Hombres clonados de maíz en C-130, con lágrimas
Burbujeando en sus manos, guijarros
En ruta: todos estamos en camino
A los escombros.

Quiero cantar un mantra de la dicha
Prajnaparamita
¿puedes escucharme?

Quiero llamar a la niña del asesino de dragones.
Estoy de rodillas de nuevo.

En la cuenta de Cisjordania
Las olas de escombros del cráneo-una letra hebrea
Porque “el amor” me rechaza,
Una letra árabe para “frontera”
Me reconoce

Siéntese en un terraplén,
Un vellón de polvo, hay una ola de marea delante de mí.

Nunca llegará a mí. Yo vivo bajo tierra, bajo el Mar Muerto,
Bajo las rocas benevolentes y los antebrazos y
Conchas de mortero y delgado verde rojo desnudo
Torsos, negro,
Tanto negro
En camino:

Esto podría ser un tren, escucha:
Se descarrila en una nube.

Juan Felipe Herrera se convirtió en el primer poeta hispano laureado de EEUU.

Es hijo de inmigrantes campesinos y es el primer autor hispano en alcanzar esta distinción desde que se creó en 1936.

La Biblioteca del Congreso designó a Herrera como el 21 poeta laureado para el curso 2015-2016, a partir de septiembre de ese año.

Herrera, de 66 años e hijo de inmigrantes mexicanos de origen humilde.

 

 

El bibliotecario del Congreso, James Billington, dijo que en los poemas de Herrera ve la obra de un estadounidense original.”Sus poemas crean una gran sensación de juego, en el lenguaje y en la imagen, que creo les da poder perdurable”, dijo Billington en un comunicado escrito. “Veo cómo defienden voces, tradiciones e historias, así como una perspectiva cultural, que es una parte vital de nuestra amplia identidad estadounidense”.

 

 

Tiene un origen muy humilde

Algunas de las obras con las que Herrera dijo haber disfrutado más se reunieron en “Half the World in Light”, un libro de poemas elogiado por su experimentación y por documentar su experiencia chicana en Estados Unidos.

Herrera nació en 1948 en Fowler, California. Su familia de trabajadores migrantes se mudaba a menudo, y en ocasiones vivía en carpas y remolques en carreteras. Su padre aprendió inglés pagando peniques a otros trabajadores por enseñarle cada nueva palabra.

 

 

El poeta dijo sentirse honrado y abrumado por la designación de poeta laureado de Estados Unidos, y por ser el primero con ascendencia hispana en recibirla.

La posición conlleva la creación de proyectos de poesía y para ganar público. La laureada de 2013-2014, Natasha Trethewey, lanzó una serie de reportes desde lugares en todo el país para una serie de poesía llamada “PBS NewsHour” para explorar cuestiones sociales.

 

 

Para su periodo, Herrera planea un programa con la Biblioteca del Congreso que llama Casa de Colores “en español en su nombre original” para incluir a personas diferentes colores y trasfondos culturales. Podría organizar actos con jóvenes para atraerles a la poesía, quizá con poemas de Walt Whitman y haciéndoles componer un poema en grupo para recitarlo o interpretarlo con música. O tal vez el público pueda contribuir a un proyecto nacional de escritura enviando textos por internet.

 

 

Un universal de origen hispano.

“Sí, soy el primer poeta laureado latino en Estados Unidos. Pero también estoy aquí para todo el mundo y de todo el mundo. Mi voz está hecha de las voces de todos”, dijo Herrera.

Al mismo tiempo, señaló, también quiere instar a más jóvenes estudiantes latinos a que escriban y lean y aprovechen los recursos de la Biblioteca del Congreso.

 

 

Academia de Inglés Paraninfo

C/ Princesa, 70 1º izq. exterior
28008 Madrid

 Phone number             +34 91 543 31 39

ACADEMIA PARANINFO

 

Anuncios